Crónica semana 24 -27. Saberes colectivos… paradojas y retos.

“Esto es un experimento de intento y error. Así hasta el final” ( militante , miembro de un espacio colectivo).

“ Supongo que si quieres tratamos lo tuyo antes para que no te aburras..

Tranquilos ya estoy acostumbrado. También vengo para eso..”

( Diálogo de un Asamblea de un colectivo y un investigador).

Esta semana ha sido relativamente corta, ya que nos venían las vacaciones de Semana Santa. Relataremos dos encuentros que hemos tenido. El primer o fue muy productivo en cuanto a la discusión sobre lo político, pedagógico y sus modos de hacer/ mediación. El segundo nos dió pistas para intentar mirar más de cerca un proceso emergente de autoformación colectiva de jóvenes.

En primer lugar tuvimos la suerte de conversar con una persona del Patio Maravillas gracias a contactos de la gente de Arquisocial/ Esto es una plaza. En un pequeño desayuno hablamos de pedagogías desde varios frentes y también nos señalaron otras experiencias de espacios de educación popular que intentaremos contactar estos días. En el Patio, tal como pudimos interpretar, existen varios procesos pedagógicos de generación de saberes. En primer lugar el grupo coordinador en sus espacios de asamblea , relaciones informales e iniciativas, generan unos modos de hacer concretos.  Componen un conjunto de saberes intangibles en el modo en que intentan reconocer la materialidad de la asamblea, de los espacios informales, de las relaciones de poder y posiciones,  y otros espacios de relación como lugares de lo que podríamos decir “ un experimento de saberes situados”. Al tiempo son conscientes de que existen otros espacios de aprendizaje, más blandos, abiertos, impredecibles como la experiencia misma de entrar y participar en el espacio, ya sea por medio de un taller, ya sea proponiendo algo bajo el espacio político, o el modo en que se intercambian saberes y experiencias entre diversas personas, ya sea simplemente consumiendo en el bar . En este sentido la idea central de estas pedagogías se basa en nuestra opinión en una experiencia del saber que parte de un vacío, o un espacio donde se van generando las propuestas por parte de la misma comunidad. Un lugar débil de partida donde se reconoce la materialidad de las prácticas, la política de los cuidados y las tensiones y relaciones de poder en las comunidades donde se generan las instituciones de lo común

Cabe matizar que estos estos saberes colectivos, como cualquier experiencia pedagógica, no son universalizables, y menos incluso transferibles. Claramente cada experiencia requeriría un caso concreto, unas política especifica y un saber situado que en materia pedagógica no puede ser fácilmente mediado o comunicado o incluso reducido a un paradigma de educación. Pese a ello sería interesante poder discutir o generar material pedagógico situado en este sentido, que pueda contrarrestar cualquier efecto hegemónico o normativizador- y en esto también están trabajando en el Patio-. Esta es una gran paradoja dentro de estos saberes colectivos: cómo comunicarlos, generar espacios de aprendizaje de segundo orden, a partir de la reflexión sobre los modos de organización y producción de lo común, y paralelamente contarlos/ narrarlos desde posiciones débiles, polífónicas o que acepten el desacuerdo y las paradojas como espacios productivos.

En segundo lugar, nos encontramos con dos jóvenes de Nómadas 2.0 de Parla (anteriormente ellos se denominaron Nómadas 1,0). Este grupo supone un proceso de auto-organización de jóvenes que en este año se plantea como un espacio de aprendizaje colectivo entre los mismos jóvenes participantes. Para ello han planteado a generar un curso de formación en temas de participación, y usar el mismo curso como medio para mapear, aprender y desarrollar otras herramientas que los espacios de formación reglado no les están ofreciendo. De este modo se construyen su propia experiencia formativa y homologada por la Escuela Pública de Animación Sociocultural, y generan su programa de autoaprendiaje abierto a otros jóvenes. La experiencia supone una tecnología inversa de aprendizaje, desde abajo y basada en la autorganización y la inserción institucional que nos recuerda mucho a los procesos desarrollados por Aulabierta.

Es interesante contrastar los dos modelos de aprendizaje de estas dos experiencias: ambas parten de lo colectivo pero se materializan en espacios de concreción política diferentes, que dan lugar a posiciones diversas. Una partiendo de un centro social autorganizado, como alternativa a muchos modelos y prácticas políticas de la metrópoli, entiende su hacer como elemento pedagógico en continua movimiento y el modo en que pueden generar saber rehuyendo de normativizaciones o materiales convencionales, y enredándose directamente en modos de hacer y estar con otros. La otra iniciativa desde la organización de jóvenes en el tercer sector intercede con la institución pública de manera indirecta, con un modelo de formación, pensando en cómo replicar y construir materiales que supone un medio de autorganización de sabres, de aprendizaje y otro tipo de espacio político. Ambos suponen espacios paradójicos de lo colectivo, entre la experiencia concreta e intransferible , plegada de intangibles y los modelos de producción de saberes replicables y virales de formas complejas.

Links:

Patio Maravillas: http://patiomaravillas.net/

Nóamas 2.0: http://jornadasnomadasunopuntocero.tumblr.com/

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s