Última semana por madriles 8- 13 de junio. Summer and mapping is coming…

También tienes que aprender a decir que no” (miembro de colectivo)

Es imporntate también compartir cosas más sencillotas, más lúdicas entre nosotros” (miembro de espacio social y de educación popular)

 Antes de emprender nuestras tareas de dibujos y traducción de talleres a mapas queríamos terminar explicando algunas de las últimas cosas que realizamos por mandriles:

Esta semana la empezamos con el taller de contraste con el grupo motor de Esta es una Plaza. Discutimos y vimos algunas de las posibilidades de representar el mapa. Nos centramos sobretodo en vislumbrar los modos en que trabajamos la representación (molinos, remolinos, aguas, estancamientos, cultivos en estanques, tormentas y diques). Con ello repasamos otros espacios que quedaban pendientes, presentando otras áreas de trabajo e iniciativas. En la segunda parte nos dedicamos a replantearnos cómo presentábamos los problemas transversales y en qué modo podían articularse con las modalidades de agua (Esgrimimos la posibilidad de marismas o ciénagas, por eso del estancamiento de aguas y la biodiversidad que producen, y continuamos con la idea de cascadas como otra posible metáfora del trabajo de representación).

 El taller con la Escuela Popular de Prosperidad del sábado día 8 se suspendió, ya que no éramos suficientes personas. Ahora mismo estamos pensado otros modos de configurar el posible mapa que trace la historia de esta institución de educación popular a partir de las sucesivas entrevistas que hemos ido levantando. Para compensar, el lunes día 10 de junio nos bajamos a Móstoles por la mañana a conocer el trabajo de educación popular y decrecimiento de la plataforma Rompe el Círculo una grupo de personas que a partir del pico de petróleo y los movimientos de transición/ decrecimiento replantean otras formas de estar junto y generar procesos colectivos. Este proyecto nace en 2008 a partir de la experiencia de talleres de educación popular y hip-hop de latinoamerica y lleva articulándose en diversas etapas durante casi y a5 años. De pasar a un garaje, a colaborar en espacios sociales y terminar en un espacio paraguas de personas, iniciativas y colectivos  compartido con casi más de 200 miembros que usan y generar actividades y vida colectiva dentro. Este espacio muy cerca del Hospital MetroSur de Móstoles genera una relación de sinergias, proyectos de educación popular y espacios de movimientos bajo unas políticas de acogida y relación con de la formación como un componente articulador de sus propuestas. Cabe subrayar que el espacio se ha decidido mantener con una estética donde no hay carteles ideológicos, de modo que permita el acceso a cualquier persona sin sentirse designado por las imágenes o símbolos que decoran este espacio. El trabajo se genera por espacios blandos que permiten generar conocimientos, compartirlos y trabajar por grupos pequeños partiendo de bases de la auto-formación integral, la educación libertaria y la experiencia acumulada a lo lorgo de los años.

 Por otra parte volvimos a quedar con el equipo de Intermediae, esta vez menos personas, y generamos también una cosmología interna y transversal a cómo y de qué manera podríamos representar el mismo espacio de la nave y de la oficina. Al final el espacio híbrido de un vivero de semillas y plantas, fabricado con un sistema de cañas, y rodeado de pozos,  de otros viveros y áreas de explotación agrícola surgió como la mejor metáfora para retratar la organización interna. Esta idea de hecho nos permitirá enlazar gráfica y sistémicamente la cosmovisión construida a partir de los diversos ecosistemas de relaciones de las iniciativas que entreteje la muestra de universo Intermediae que hemos querido representar.

 Ahora nos toca empezar a dibujar, graficar y trazar las diversas cosmovisiones e ideas-fuerzas extraídas de los talleres. Ya os mantendremos informadxs

 Instituto de Transición Rompe el Círculo http://mostolessinpetroleo.blogspot.com.es/

 Descripción breve de Rompe el Círculo: http://www.todoporhacer.org/presentacion-del-colectivo-rompe-el-circulo

Anuncios

Crónica talleres semana del 1 – 6 de junio. Nudamientos varios / talleres a contrapelo.

“Norberak badu bere haría korapilo honetan. Honela eraikitzen dugu isiltasunaren hiria”.
(Cada cual tiene su hilo en este nudo. Así construimos la ciudad del silencio)
(Ez zaitut somatu iristen – No te he sentido llegar (2011)Xavier Mariskal / Lisäbo)tejiendo mapas

…y empezamos la semana:

El lunes, después del fin de semana en el mercado social, nos fuimos a la asamblea de El Campo de la Cebada, donde estuvimos nudando, desnudando y reanudando el proyecto de trabajo y sus complejidades. Para ello hablamos de los problemas, áreas de trabajo y relaciones que genere este curioso espacio heterogéneo de la ciudadanía en el barrio de la Latina. La sesión al pensamos y trabajamos con un miembro de Basurama, y esperamos poder contaros un poco más detallado sobre ello en un próximo post. Necesitamos aposentar, digerir y pensar el trabajo, relaciones y espacios que generaron diversos nudos.

El miércoles desarrollamos el taller de Intermediae, acompañados d. Este taller evolucionó a partir de diversas ideas-fuerzas como el viento, el clima, la polinización y otras relaciones sutil se invisibles que tejen las redes u relaciones que constituye Intermediae. Después de diversas conversaciones dimos con la idea de ecosistema vivo de insectos, con geografías diversas, flores, fauna , recursos, terrenos/ territorios diferentes . Bajo esta cosmovisión  sobretodo enfatizamos la idea de ecosistemas de insectos, animalarios varios y relaciones con el viento y la geografía, aspectos invisibles, sutiles y intangibles que configuran los procesos relacionales. El taller fue muy desbordante por las ideas y definiciones del trabajo. Quedamos en hacer una segunda sesión de compartir y trabajar no sólo las iniciativas y proyectos que produce Intermediae, sino también los problemas, tensiones, climas, vientos y dificultades que se dan en la cuenca geográfica que estamos representando. Éstos nos emplazan a pensar en las políticas y condiciones climáticas organizativas del equipo.

Esa misma tarde, y viajando al sur de madriles, pudimos visitar el proyecto de Garaldea en la finca Batán, gracias a la mediación de Laura Alises, colaboradora  del equipo de Intermediae. Nosotros entendemos Garaldea como una iniciativa o tentativa (última apalabra que hemos aprendido de Marina Garcés) que se ensaya otro modo de vida y de estar juntos en la intemperie de la caída del estado del bienestar y sobre todo resurgiendo de las ruinas dela Agencia Antidroga. Esta iniciativa pone la vida y los cuidados no en el centro, sino en cada micro-porosidad del espacio de (e)co-existencia comunitaria y aprendizajes colectivos que fomentan. Todos viven juntos , se reparten tareas, aprenden a resolver la economía cotidiana de subsistencia, adoptan un modelo valiente de implicación con otra vida desde la humildad de dejar el espacio entre-medias: entre ellos como personas, entre sus perfiles, entre la vida que desarrollan con los huertos y los animales, entre sus saberes, entre el espacio de alquiler social de las algunas de sus instalaciones, y sus relaciones con la comarca y los pueblos colindantes… En concreto, tal como se definen, Garaldea es una “asociación alternativa para personas en riesgo de exclusión” que nace de la caída de ayudas y recursos económicos del Proyecto Hombre en una comunidad terapéutica, y que genera una comunidad de vidas. Un espacio entre- nosotrxs que multiplica, pluraliza y genera un vida colectiva, un nosotros difuso e interdependiente entre educadores, enfermeras, miembros del proyecto, ex-trabajadores y usuarios de la antigua comunidad terapéutica y otras personas que se implican en vivir juntos, cultivar y cuidar las tierras y los procesos; y todo esto formando parte del Mercado Social del Madrid. Lo interesante de Garaldea es que es una apuesta de vidas, de cruces de caminos compartidos y de cultivos que atraviesa la realidad de la comunidad práctica, de la comunidad de vida y de la comunidad productiva. Un lugar colectivo donde el saber se reconstruye y abona en el día a día en un espacio implosivo de aprendizajes múltiples.

Saltando de día, el jueves repetimos el trabajo con la gente de Vic/ Sic, esta vez con otra idea fuerza diferente: la cosmovisión y configuración del territorio de trabajo de este estudio de arquitectos ( SIC) plataforma (Vic) como una área de zona protegida natural, rodeada de diversas geografías, espacios de recreo, de vivienda, de excursiones y peligros. Pensamos en aspectos productivos, reproductivos, como llegar a otros espacios, que caminos tomar, cómo generar relaciones sostenibles internas y externas, o cómo poder cambiar y explorar de modos diversos los terrenos y espacios más vírgenes de este territorio sin morir en el intento.

A parte de este trabajo, durante esta semana hemos seguimos visitando, hablando y entrevistando a diversas personas de la escuela popular de la Prosperidad, de tal modo que estamos levantando unos primeros cimientos del taller de este sábado día 7 a partir de las entrevistas que nos reflejan perfiles muy plurales que se implicaron y participaron o participan en el proyecto. Y entre medias preparando talleres, vaciando entrevistas y generando primeros mapas y bocetos de trabajo, que ese pueden ir viendo en el flikr de Transductores.

El campo de la Cebada: http://elcampodecebada.org/

Intermediae: http://intermediae.es/

Asociación Garaldea (Batán): http://asociaciongaraldea.wordpress.com/

Desde Vic: http://viveroiniciativasciudadanas.net/

Transductores flikr: http://www.flickr.com/photos/transductores/


Crónica semana del 4 al 31 de mayo. Nudando talleres y colectivos

Cómo nos situamos y nos perciben los otros es algo muy importante” ( miembro de un colectivo de arquitectos)

A veces pecamos de sobrexceso de actividad y cuesta mucho centrarse, y más en estos tiempos” ( miembro de un colectivo militante de educación)

Retomamos nuestras crónicas, volviendo al trabajo de campo. Eso sí , esta vez ya más encaminados a generar los talleres para dar el último impuso de nuestra investigación por madriles.

En primer lugar nos gustaría relatar brevemente nuestro taller por el pueblo de Villamanrique del Tajo con el intra-encuentro del Tejiendo redes. Estuvimos dos día con unas jornadas de reflexión interna donde generamos dos tipos de mapas : Por un lado un primer mapa de los grupos motores, los colaboradores y problemáticas que cruzaban los dos encuentros de tejiendo redes y parte del tercero( teniendo en cuenta que el próximo macro-encuentro todavía esta por celebrarse). En segundo lugar, generamos otro mapa más gráfico y orgánico siguiendo la metáfora o idea-fuerza las olas. Es decir, cada tejiendo se traducía gráficamente en una ola, y pensábamos en las relaciones con el fondo marino, el grupo motor ( como submarina, como Arca de Noé, como balsas conectadas entre ellas), con la isla y donde rompe la ola, y con la resaca e impuso que generaba cada ola. Ya os contaremos más una vez hallamos diseñado y producido estos dos mapas.

En segundo lugar seguimos con nuestros periplos con algunos de los colectivos con los que haremos talleres de mapeado. Esta gestión sigue su curso, y estuvimos, entre otros sitios, en la asamblea del Campo de la Cebada, donde presentamos la propuesta y pensamos en la mejor forma de planificar el trabajo de taller. Y bueno ., al final nos implicamos en ayudar a dinamizar la próxima asamblea del campo para repensar el proyecto político actual, los retos y las pragmáticas, sus límites y condiciones que regulan y articulan este extraño espacio público de ciudadanía (esperamos salir vivos de esta). Entre medias seguimos dialogando y preparando dos talleres más: el de Esta es una Plaza ( que será el sábado día 1 de junio) y la escuela popular de Prosperidad ( que será el sábado día 8).

Finalmente antes de terminar la semana estuvimos una mañana hablando y debatiendo con la gente de VIC. Vivero de iniciativas ciudadanas. Básicamente discutimos sobre tensiones y problemas que se dan en nuestras prácticas. Algunos de los puntos que hablamos fueron: La dificultad de demostrar los impactos y el trabajo invisible de iniciativas a largo plazo. La barrera que a veces supone en este proyecto la comunicación “más allá de la parroquia” y el modo en que debemos generar registros, lenguajes y modos de narración polivalentes/ polifacéticos. Así mismo debatimos sobre la necesidad de modelos operativos y la dificultad de que muchas de las prácticas que desarrollamos no entren en un modelo de producto o paquete cerrado , fácilmente vendible. Hecho que provoca a veces la incomprensión o la imposibilidad de diseñar proyectos cerrados sobre papel, ya que la colaboración y el hacen en el proceso marcan los objetivos y los modos de trabajo. También hablamos de la tensión entre hardware y sotfware, o entre el hacer de la construcción de la “estética palé”, y el ente-tejer y mediar invisible de la estética de mediación. En este sentido vimos necesario el equilibrio de estos dos polos, incluso su pulsión productiva nos atreveríamos a llamarlo. Algo así como un tensión generativa entre lo productivo y reproductivo, entre la auto-construcción más operativa y la mediación y cultivo más invisible e igual de operativo. Quizás en el fondo la reflexión clave aquí radica en entender cómo nuestros diversos proyectos, o iniciativas que lanzamos, en el fondo no dejan de ser experimentos a cielo abierto de políticas. Modelos enactivos, que reflexionan y ponen en jugo modos de operar complejos , basados en las prácticas, pero difícilmente simplificables a manuales operativos y/ o abstracciones teóricas sin ningún tipo de praxis.

Links

Tejiendo redes: http://pedernal.org/tejiendoredes/

Campo de la cebada: http://elcampodecebada.org/

Vic: http://viveroiniciativasciudadanas.net/

Enacción: http://es.wikipedia.org/wiki/Enacci%C3%B3n


El derecho a la invisiblidad y lo no decible (entre texto)

Ya hace tiempo que el trabajo de muchas etnógrafas, de cierto tipo de producción fílmica y la investigación educativa de algunas feministas han puesto en duda el valor de la voz auténtica, de la experiencia real corporizada en el testimonio. Simultáneamente también han cuestionado  los resultado e impactos de los aparatos discursivos que dan voz.  En todas estas reflexiones, encontramos así estrategias y modos de resistir a la voz como algo único, al tiempo que se narra de forma débil, descentralizada, señalando espacios de incertidumbre o suturas en los textos. Se trata de cuestionar su esencialidad. De suponerla cómo verdad absoluta .De desencializar los relatos o las entrevistas como espacios universales y representaciones justas sobre los hechos o las personas ( podríamos hablar incluso de descolinzar metodlogías/ escrituras). Aproximaciones teóricas y metodológicas no nos faltan en este sentido  a partir de imágenes y términos mu útiles como, entre otros,: el rumoreo como contradiscurso ( gossip), la rizovocalidad, el fuera de marco, el proyectar las sombras, o atender a las voces disruptivas. Todos ellos dan cuenta de posicionamientos políticos que nos recuerda desde la investigación que la política de representación se configura como un elemento clave a la hora de entrevistar y representar a los diversos sujetos. Efectivamente, no se trata de ser naïve, ni condescendiente con cualquier voz. Menos aún de componer narrativas esencialistas a la hora de representar al Otrx. En esta postura refuerza el derecho a la invisibilidad, las estrategias de trabajo que desconstruyen la representación del otro, y los modelos de presentación de lo indecible. Aquello que se genera como subtextos, o entre-textos,es parte del proceso de trabajo colectivo con los grupos, y en ultima estancia la negociación de que se visibiliza, que se queda entre las sombras, que se dice y que queda sin decir, o cómo se negocian y enuncian estar entre las sombras y las luces es parte del proceso de investigación.

Específicamente, esta reflexión también atraviesa parte de nuestras negociaciones y modos de trabajo con los grupos y escenarios con los que estamos intentando generar situaciones de aprendizajes. Entendemos que la parte de trabajo con los diversos colectivos es generar aparatos o dispositivos sobre los escenarios como medios de representación colectiva. Sin embargo este hecho no nos exime de negociar y generar relaciones complejas sobre cómo circular estos materiales. Sobre qué sacar a la luz y cómo enunciar las diversas prácticas. Esta dimensión política del proyecto , pensamos, tendría que estar presente en todas las fases: no se trata tanto de vincularse de modo positivista a los escenarios, o simplemente de devolverles alguna narrativa o representación. El punto clave y necesario sería negociar con los escenarios cómo se representan, en qué grado y modo quieren que circule está información, o de qué modo quieren disponer del material producido. Y en este proceso ,claro está, nosotros negociamos y pactamos estrategias de representación con ellos. Somos uno más. Dicho esto, pensamos que en los sucesivos mapas y narrativas sería interesante contrastar con los diversos grupos las palabras, los modos de enunciación y discursos que salen. Es abrir otro espacio político de investigación al poder negociar cómo y en qué sentido circulan estos objetos. Puede ser que algún colectivo lo quiera de como elemento interno de trabajo. Es probable también que se eliminen partes o se estipule qué decir. Es posible además que quieran permanecer invisibles ciertas partes, en anonimato, indecibles..

Dos situaciones sobre la (in)visibilidad y lo no declibe – que recompongo desde mi memoria fragmentada:- .

Con una persona investigadora y militante sobre temas de urbanismo y movimientos sociales, discutimos durante una comida sobre mi investigación. Le explico el motivo de los mapas, su posible usos, y objetivos. Subrayo el carácter público y abierto de estos materiales. Me replica:a lo mejor estos mapa no deberían de circular libremente. Si alguien quiere ver el mapa que se suba al sitio y lo vea allí”

Una semana más tarde estoy entrevistando a una de las personas de un espacio con el objetivo de tejer la primera arquitectura del mapa, antes de llegar al espacio del taller colectivo. El tiempo vuela en nuestra entrevista, casi una hora registrada de una charla abierta y muy orgánica, donde ella describe conflictos, progresos y dificultades después de casi 7 años de militancia en un espacio. Salimos y me acompaña por la calle. Me pregunta:

– Estaba pensado en la entrevista, en que medida ser más medida o no callarme, pero bueno entendía que servia para hacer el mapa y no era material que vayas a subir a tu blog?

– Si claro, además sería interesante ver qué pasa finalmente con el mapa. Si pensamos que es necesario publicarlo todo. Si a lo mejor es necesario hacer entender que el mapa refleja una posición débil, que se abre a las paradojas de vuestra institución , y que muestra los conflictos también es un aspecto político y de aprendizaje, más allá de simplemente una exposición desencarnada y cruda que sea susceptible de cualquier ataque..

– Es verdad. Seria interesante que resaltarás este punto. Que es interesante ver nuestras debilidades y procesos como oportunidades, no sólo como flaquezas…

Oye también podría ser que el mapa lo pudiéramos ver antes o editar no?

– Si tienes razón … esto debería ser también parte del proceso del taller y que lo decidáis entre todas. Que surge del mapa o cómo se circula….


Negociaciones en la intemperie. Agendas y políticas de investigación. Entre-texto.

Negociar una investigación supone casi quedar 2 ó 3 veces de media con la gente antes de generar algún taller o espacio de aprendizaje. No es algo fácil. En muchos casos los elementos de mediación son varios. Lo más útil es conocer un agente afín dentro del colectivo y el espacio. Este agente clave supone que tienes ganada la puerta de entrada, o al menos eso me suponía yo. Otra forma de hacerlo es por medio de contactos personales, hasta que por la suma de constelaciones, afectivas, alguien te conecta con otra persona que conoce a otra persona, que ha estado en ….En este caso la entrada resulta más blanda o fácil. Has tenido una intermediación con otras personas, que te introducen , o hacen de celestina (por cierto esta mujer era una bruja, según Silvia Federichi). Finalmente existe el recurso de la mediación oficial de la famosa carta de presentación. donde se explica de forma breve y concisa el trabajo. Uno ha de pensar que la gente que abre el e-mail no tendrá más de 10 minutos par dedicar a surfear o investigar esos maravillosos recursos o webs que “demuestran” el propósito de la investigación y sus buenas intenciones.

Cuando uno presenta su investigación, sobre todo después de estar un mes haciéndolo constantemente, por un lado afina el discurso y el tono. No obstante, por otro lado, se espera de algún modo que la reacción o respuesta sea ya la habitual: es decir en positivo o con curiosidad. En numerosas ocasiones en mi estancia he tenido que relatar este proceso a un colectivo, asamblea o espacio de gestión. He obtenido reacciones de todo tipo, cuestionamientos y debates muy interesantes..Lo interesante es que estos colectivos ya no son un objeto de investigación, ni son menos cultos o versados en temas de políticas o investigación. Más bien todo lo contrario. Son sujetos y cuerpos políticos articulados, con lenguajes y experiencias muy consolidados. Por lo tanto como capacidad de negociar o de rechazar tu investigación. Por muy buena, ética y blanda, que uno crea que es su propuesta.

Escena de de negociación a la intemperie (Relato de ficción- realidad construido a partir de mis breves notas de campo y memoria de este espacio).

Llego de nuevo tarde a la asamblea .Una de las personas que ha militado en el proyecto , y que ha sido mi intermediadora, hoy no ha podido venir. La otra persona con la que quedamos para que lo propusiera en asamblea está presente. Suerte que lleva mucho tiempo y en las reuniones previas mostró una actitud muy abierta y propositiva. Hay unas 20 -25 personas, pero a medida que se trabajan los puntos del día, llego en el 7 y el mío es el 10. Van quedándose sillas vacías.Menos mal que ya pedí que me pusieran en el ultimo punto. Cuando me toca presento la investigación: qué pretende y qué está trabajando (otra vez la venta de producto y la seducción…). Lo hago muy corto, demasiado. Y hablo rápido, muy rápido. No quiero alargar más esta reunión porque son casi las 9 de la noche y calculo que llevan ya casi dos horas de asamblea.

Explico que hay una carta de presentación. Si quieren se la envío para que lo incluyan en el acta, ya que a la persona que hace de secretaria no le da tiempo a tomar notas de todo lo que bombardeo ( pronuncia!! , me dice siempre mi compañera). Explico también que el hecho de presentarlo a la asamblea, y no tanto a comisiones de trabajo es para trabar con lo común y colectivo de todo el espacio. Que el propósito del taller es precisamente evitar economías de investigación que no revierten en el espacio, es decir que no dejan nada. Espero que después de esta presentación breve podamos configurar el grupo de trabajo. Creo que he sido bastante claro, y conciso….

Empieza el turno de preguntas:

– “¿Y quién subvenciona o paga esta investigación?”

Intento aclarar este proceso: “Es el Reina Sofía. Subrayo que pretendo trabajar todo de forma transparente, lo más posible claro, y que la info y el mapa resultante del trabajo estaría todo online y bajo licencias creative commons”.

A partir de aquí se abre un proceso de discusión muy interesante. Para mi es incómodo en cierta manera. Claro es la primera vez que experimento dudas sobre mi trabajo de forma tan abierta en un espacio que no es el mío. Se problematiza no tanto la investigación en su método u objeto, sino en su origen y transfondo. Vamos su agenda oculta, expuesta a la luz. Para ellos supongo que también es incómoda esta situación: ¿Por qué viene el Reina Sofía aquí? ¿Qué supone esto? La conversaciones siguen. Más o menos me acuerdo de reflexiones que se vierten al respecto. Es un turno abierto de cuestionamientos y me siento como el foco de atención.

Una persona recuerda que el mismo grupo rechazó una investigación sobre ellos porque estaba subvencionada. Cuestiona que hará el museo con este material, cuando es una institución que no les afecta y que puede cooptar o ponerse la medalla de estar investigando este tipo de trabajo, y que a mi me tocará pagar un peaje. Explico que es cierto, pero que yo no soy un trabajador externo, de hecho soy un investigador en calidad de residente, y que hay un proceso de trabajo de selección y apuesta por este tipo de trabajo sobre educación popular. A la par, defiendo (o al menos así lo recuerdo) que intento usar un blog para subir materiales, poner los mapas y circular la información de forma fresca, o más directa. En este punto me acuerdo teniendo la sensación de defenderme, de estar sometido a un juicio o que yo mismo me pongo a la defensiva. Supongo que es porque nunca me había pasado,y en el fondo no es un lugar seguro o de confianza para mi. Esta situación me incómoda. Me olvido de tomar notas incluso ( me parece muy violento sacar la libreta). Mientras escribo estas líneas, justo al día siguiente, en mi cabeza se cruzan diversas conversaciones, sin saber muy bien el orden de palabras..

Otra persona refrenda esta posición crítica. Además acentúa que no le importa el taller, o el trabajo, que le parece muy interesante, pero que de ninguna manera querría ver publicado este material en un catálogo del Reina Sofía. Que entonces este trabajo no tendría que publicarse. Respeto esa opción y propongo que lleguemos a un acuerdo de cómo hacerlo: que podamos escribir juntos cómo se usará el material producido (es curioso que se nombre específicamente la palabra catálogo, ya que acentúa la sacralidad y distancia del libro de arte y acentúa la resistencia a la Institución Arte).

Otra persona, turnos más tarde, plantea que el grupo también ha recibido ayudas de Educación y otras administraciones públicas. Que en todo caso, tal como ha señalado una compañera antes, es necesario revisar cómo actúa el colectivo y qué supone este tipo de colaboraciones. Que este dilema, al que ya se han enfrentado en varias ocasiones, es un punto del orden del día de la siguiente asamblea. En otro momento de la conversación, señalo que si es necesario , lo piensen y decidan. Que también entiendo que puedan rechazar mi oferta/ propuesta. “Esto también es parte del trabajo de la investigación de mi proceso de aprendizaje” Digo. Y me quedo tan a gusto (hum vaya, pretendo ser abierto pero realmente no sé si queda mas chulesco o seco) .

Otra persona me pregunta por cosas concretas: ¿ Cuántas personas o cuando sería?

Le respondo más o menos: unas 8 o 10 , pero que sean diferentes, con historias diversas, antiguas, nuevas, y con perfiles también, de género o de raza.

La persona con la que hablé , explica que como veía que era una situación de trabajo interesante a modo de taller, introdujo mi propuesta como orden del día. Piensa que se puede generar un taller en junio como oportunidad de trabajo. La asamblea decide que se coordine la persona que estaba con migo y el grupo, con una fecha concreta, y se explicita que esta discusión no tiene que ver tanto conmigo, como con un trabajo interno y discusión sobre estos temas.Después algunos personas me invitan acompañarles y nos tomamos unas cañas y algún bocata en el bar donde siempre termina el colectivo. Y seguimos hablando.

Un día más tarde en una conversación con otra persona de este asunto le comentó que nuca me había visto en la situación de defender al Reina Sofía, y que aunque sé que no tengo por qué hacerlo, en el fondo estoy investigando y les represento de algún modo. Lo que muestra esta situación de negociación en la asamblea es un subtexto sobre el marco institucional desde donde se sitúa el investigador. Esto es algo que está detrás de todo proceso de investigación : sus agendas y sus políticas.


Exposiciones significativas: asamblea, asamblea … (entre-texto)

Durante dos semanas creo que he asistido al menos a unas cuantas asambleas: como unas 4 ó 5. Algunas ha sido espacios de visita, para ver cómo se gestionaba el trabajo. Otras, las pocas, han sido de presentación de mi propuesta. Ya se sabe: el mejor espacio de presentación es la asamblea. Me acuerdo cuando se intentaba hacer asambleas en un espacio de jóvenes donde trabajé dos años: era casi imposible. Se escaqueaban. Simplemente era muy aburrido. Ahora pienso en las veces que suelo ir a ciertas asambleas de espacios donde estoy implicado. Estar en la asamblea es exponerse. Es hacerse cuerpo en un espacio de turnos, de argumentación , retórica en público del buen hablar, y mejor convencer, de habla racional, de discusión incluso eterna: donde el tiempo se puede alargar eternamente… Donde el razonamiento dialogado marca los tiempos. Hace años un compañero me dijo que en este centro social que acababan de poner en marcha no había asamblea general: se generaba autonomía por espacios y grupos. Qué bueno !!, pensé. Después del 15 M,  la asamblea y la estructura está tan jerarquizada en este espacio, su manera, que creo que no queda prácticamente nadie del equipo motor. Mi amigo hace tiempo que no está.

En los casos que he intentado contactar con grupos o espacios donde no había contacto previo, a veces me mandan a la asamblea. Pregunto , supongo porque quiero escapar inconscientemente de este espacio, si puedo quedar con alguien en concreto. Realmente es más por tomar un café y hablar. Iniciar una pequeña conversación . Me parece incluso agresivo asistir a una asamblea si no conozco a nadie. Mi intención es tener una conversación liviana. Una toma de contacto.

 Intercambio de emails con una iniciativa colectiva ( ficcionados sobre un diálogo original)

De: ***
Para: Javier Rodrigo <
javier_463@yahoo.es>
Enviado: Lunes 8 de abril de 2013 13:17
Asunto: Re: saludos y contacto

(pásate este domingo 14 por la asamblea de política y pregunta por la persona
que gestiona el correo. Un saludo!

De: Javier Rodrigo <javier_463@yahoo.es>
Para: ****
Enviado: Lunes 8 de abril de 2013 13:44
Asunto: Re: saludos y contacto

ok , me podéis decir alguna fecha/ día en concreto y persona/s con la que conectar y poder hablar?
Perdonad si resulta “muy germánico”, pero  me sería mucho más fácil que subir y andar preguntando, robando tiempo y viendo con quién hablo – lo se por experiencia propia de otros proyectos donde milito y nos pasa lo
mismo… : )-
No me importaría acercarme a una asamblea, pero creo que por ahora simplemente una primera toma de contacto y visita estaría muy bien para conoceros/nos.

saludos y gracias por la respuesta

De: ***
Para: Javier Rodrigo <javier_463@yahoo.es>
Enviado: Lunes 8 de abril de 2013 13:33
Asunto: Re: saludos y contacto
Si no acércate por alguna asamblea ( martes o domingo ) cualquier
semana y seguro que engachas a alguien
Un saludo

De: Javier Rodrigo <javier_463@yahoo.es>
Para: ***
Enviado: Lunes 8 de abril de 2013 14:33
Asunto: Re: saludos y contacto

OK miremos otro día,
perdonad pero este finde hasta el lunes estoy fuera con actividades domésticas que me toca hacer
gracias por la respuesta : )


Agendas movedizas. O el tetris de los tiempos (entre-texto)

Después de cambiar tantas veces una cita, e ir retrasándola, a uno no le quedan fuerzas para seguir negociando nuevos días. Quizás este esfuerzo de quedar o mover a estas personas en el fondo sea una muestra palpable de cómo en muchas ocasiones los ritmos de las instituciones y proyectos de base generan ya una distancia e incompatibilidad con ciertas iniciativas. Dicho de otro modo: no todo tiene que fluir ni articularse perfectamente. La negociación de tiempos, contactos y agendas se identifica en gestiones a tiempo “real” como dice una amiga , o una suerte de pedagogía “a contrapelo” (como dice la educadora Ira Shor,). Dejamos este ejemplo de encaje continuo de tiempos, que en el fondo marcan esa distancia insalvable y continua en que consiste la investigación de campo.

Escena 1

En la reunión del miércoles día 10 de Abril , en la mesa, me suena el móvil. Como es un teléfono que no conozco de madriles, lo cojo. Juan la persona de la radio comunitaria me explica que no podremos quedar mañana. Se le olvidó comprobar su agenda y precisamente de 9 a 11 tiene un taller con escuelas. Le comento la posibilidad de vernos de 11.30 a 13.00, ya que luego tengo una reunión por el centro (ellos están por el norte de madriles, y como siempre seguramente tardaré de nuevo en bajar al centro más de 40 minutos en metro, pero asumo ya este desencaje continuo de tiempos en la metrópoli).

Me contesta que lo ve complicado ( cito de memoria)

– “ Ya sabes, es un taller en escuelas. Uno sabe cuando entra pero no cuando sale. Preferiría quedar otro día”

– “Ya me conozco esto” le contesto.

– “ Mira , ¿ Qué te parece la próxima semana, el martes?”

– “ Bueno no tengo mi agenda aquí, pero te envío un email y te digo” ( vuelvo el martes por la mañana, hay asuntos domésticos y me apetece estar con mi pareja en BCN ese finde)

– “ OK”

Le pido a la persona que me de cinco minutos. Abro el ordenador. Compro el billete de vuelta. Escribo a Juan. “.. podría el Martes a partir de las 11.30..” Ok,me contesta.

. sigo con la reunión. Tengo suerte, pienso. En el fondo sólo me ha costado dos semanas poder subir a esta radio una vez me dieron el contacto. La política de investigación a veces es tan complejo y concreto como cuadrar agendas y componer un tetris, entre lo personal, o lo político, los tiempos, y las múltiples dimensiones que nos cruzan. Menos mal que tengo confianza con las personas de la reunión.

 


Crónica 27 – 3 de mayo: Investigaciones, jornaleros de saberes, y líneas tangentes.

¿Cuándo seremos capaces de entender este modelo como un modelo sostenible de trabajo y de economía alternativa? (coordinadora de trabajo social)

¿Pero para qué sirve un grupo de investigación? ( arquitecto y más cosas)

… bueno esto es de sentido común… ( participante en jornadas)

Esta semana el trabajo desarrollado ha sido más corto debido a que entrábamos en un largo puente en madriles. Retrataremos parte de nuestro encuentro y seguimiento del trabajo de políticas de investigación, y el encuentro con Tangente, un grupo cooperativo. Después haremos una pequeña pausa de nuestro trabajo de campo y nos dedicaremos a escribir y subir información sobre los entre-textos y algunos de los conectores y otras narraciones. En junio volveremos con talleres con diversos grupos.

En primer lugar, El encuentro de Políticas de Investigación/ comunes situados , y las posteriores conversaciones y charlas, formales e informales con otros grupos y personas muy variados, nos ha dado mucho que pensar sobre el propósito y políticas de trabajo de la investigación cuando se plantea zambullirse o sumergirse en un complejo social. Una de las cosas que con más interés hemos dialogado es el cambio de paradigma de las ciencias sociales y cierto tipo de investigación, al entenderse que los procesos colectivos de investigación también apuntan a la construcción de comunidades de prácticas. En este punto cabe repensar la investigación como un espacio de aprendizaje colectivo, con sus pros, contras, dificultades y complejidades, re-politiza la dimensión pedagógica de la investigación. Señala cómo lo educativo ha sido a veces excluido como abyecto en la construcción del saber investigador y replantea la cuestión de los saberes constituidos y su circulación como eje central de la cuestión sobre la investigación . Entender qué saberes se producen, qué experiencias se activas, qué contradicciones y conflictos emergen , es  planteamos preguntas de corte pedagógico, que transitan sobre los discursos, contra-discursos, paradojas y límites del conocimiento. Un buen proceso de investigación colectivo conllevaría multiplicarnos las preguntas y problemáticas, en ningún caso cerrarlas, cancelarlas o empaquetarlas. Sería , siguiendo a Patti Lather , perdernos en la ciencia. En la infra-política de trabajo, en los subtextos, y ,por ello, generar otros espacios de relación y coexistencia de los saberes.

A lo dicho expuesto anteriormente cabe añadir otro aspecto problemático: si entendemos que la función política de la pedagogía consiste en la construcción de saberes y su relación con un tercero, podemos vislumbrar que otro gran reto está ubicado en los formatos de traducción y multiplicación de los saberes. Lo interesante desde esta perspectiva, es fijarnos entonces en las economías de investigación. Intentamos huir así de las conclusiones empaquetadas, de los datos académicos y el escrito hegemónico del lenguajes y contenidos de investigación universitaria. Modelo de una única economía. Por el contrario, ponemos en tensión este registro al insertarlo con un conjunto de lenguajes, dispositivos y medios heterogéneos que se ensamblan para circular y multiplicar los saberes construidos. Pasar del monocultivo transgénico del saber, con productos cerrados, paquetes depredadores y modos de expolio de las experiencias, a los jornaleros, cooperativas y espacios comunes de las experiencias situadas, de espacios de permacultura investigativa y de decrecimiento.. de otros modos de producir y circular los saberes…

En segundo lugar, Entre los diversos encuentros mantenidos este semana, merece la pena relatar brevemente nuestra conversación con el grupo cooperativo Tangente, un cúmulo de cooperativas sobre el trabajo social, la ecología y otros modos de intervención y trabajo comunitario que tiene una experiencia de más de 10 años de acción. La conversación que mantuvimos con una de las personas coordinadoras de este conglomerado cooperativo tocó puntos sobre los orígenes del trabajo cooperativo en las políticas públicas, la idea de tangente como una aldea con atalayas y economías locales. Metáfora que sirve para entender sus nuevos modelos de coalición y trabajo en red: juntando sus expertizajes y conocimientos, actualmente generan procesos de formación integral, de intervención transversal y espacios de aprendizajes como alternativas dentro del proceso de desmantelamiento del estado y lo público. Su política de relación con las nuevas condiciones de producción sobre lo público incluye repensar las posibles alianzas y coaliciones con espacios de la administración al tiempo que se hacen explícitas demandas sobre cómo no olvidar en el emprendimiento lo cooperativo y común, o cómo entrelazarse con las nuevas economías sociales y modelos de negocios sostenibles. En definitiva el reto que expone esta aldea, no deja de ser una pregunta global que cruza muchas  iniciativas colectivas: cómo poder combinar y ensamblar políticas de trabajo , economías sociales y modelos de aprendizajes colectivos, generando relaciones con diversos agentes plurales y diversos.

Referencias/ links 

Políticas de investigación / comunes situados http://intermediae.es/project/intermediae/blog/politicas_de_investigacion__comunes_situados

Grupo cooperativo Tangente http://www.tangente.coop/


Crónica semana 21-28 abril: grupos de arquitectos, cebadas, san cristobales y otras escuelas de ciudadanía/entrecruces

Perdona si parecía un tercer grado” ( persona de un colectivo sobre la negociación política dentro de una asamblea)

Estáis hablando de un discurso muy separado de la realidad. Es necesario ver algo tangible” (Educador de barrio)

cómo podemos sumar perfiles sin que se cierre el proceso, sino que se complejice” (Participante en un espacio de autogestión)

“ Un dragón no es un esclavo “ (Kaleshi. Juego de tronos, capítulo 4, sesión 3. Emitido el 21-04-2012)

Esta semana ha vuelto en los últimos días el mal tiempo, y muchos de nosotros nos hemos resfriado y hemos tenido que sacar de nuevo la ropa de manga larga… pero la actividad ha continuado con más contactos , negociaciones y reuniones de trabajo…

El martes, y el jueves estuvimos por el Campo de la Cebada, un espacio autogestionado por ciudadanos a partir de la cesión del un solar a una asociación de vecinos. En nuestro primer encuentro hablamos y charlamos con dos de las personas del colectivo de arquitectos/ trabajadores culturales Zuloark. En nuestra charla hablamos sobre el origen del campo, sobre el tono pragmático de trabajado y negociación con al administración publica y sobre la representatividad y distribución de capitales de estos proyectos colectivos. En principio además el proyecto político busca vía de intermediación y negociaciones con la municipalidad, de modo que entiende que debería de ser un agente más en sus asambleas y trabajo, mas que sencillamente un proveedor de cesiones. El jueves, después de tanta charla, nos dimos una vuelta acompañando al grupo de huertos y otras personas, y habitando y ayudando en el espacio. En el campo co-existen grupos muy diversos , que ese mismo día abarcaban una diversidad compositiva muy amplia: la asamblea de los austrías, que se reúnen en uno de los dispositivos diseñados, adolescentes que pasan la tarde, personas leyendo, el grupo de huertos, personas que ayudan en otras partes de la construcción y habilitación de espacios, un grupo de muralistas y artistas callejeros, un grupo de teatro que se reúne, y cómo no, jóvenes y otros grupos jugando al fútbol incansablemente. Toda esta heterogeneidad de perfiles, grupos, intereses, nos lleva a reflexionar de nuevo sobre los aspectos que discutimos el primer día: cómo es posible generar un modelo o experimento de ciudadanía abierta, sobre las diferencias y co-existencias / usos múltiples del espacio, que no se determine por una ideología dura o fuerte sobre lo común, sino más bien sobre un abanico de prácticas múltiples, heterogéneas, y modos concretos de usos que permiten ese co-habitar, y por tanto ponga en cuestión la política de lo cotidiano en primer plano.

Entre semana, el miércoles, bajamos a San Cristobal, barrio al sur de madriles, de tradición obrera y un alto grado de migración actualmente. Con bloques grandes de viviendas, un tejido social activo San Cristobal se constituye una zona cercada por la carretera, las vías del tren y otros edificios. Esta limitación, de algún modo, genera la sensación de un microcosmos, donde diversos equipamientos actúan y articulan el tejido del barrio (nos enteramos de que parte de las escenas y entornos de la famosa película de Barrio fueron rodados en en las inmediaciones). En este espacio nos encontramos con diversas personas relacionadas con el proyecto de Autobarrios, sobretodo con el dinamizador del barrio, una persona de Educación, cultura y Solidaridad y uno de los coordinadores de Basurama, otro grupo de arquitectos. El proceso de trabajo de Autobarrios ha sido un reto en el sentido de generar otras imágenes del barrio, otros procesos participativos con talleres y generación de espacios para la construcción, y sobretodo con el trabajo de Boa Mixtura de un mural. En las conversaciones cruzadas que mantuvimos pudimos entender la necesidad de generar plataformas experimentales de gestión y coalición de agentes y entidades, de espacios de aprendizaje donde se sumen los saberes de los actores, grupos o personas implicadas, y sobre todo la dificultad y complejidad de estos procesos a largo plazo. Esta perspectiva refuerza la necesidad del dialogo constante entre partes, de la evaluación y de la visión compleja de los escenarios sociales donde se inscriben dichos procesos: es decir necesitan de aprender de los claroscuros, de sus sombras, de las frustraciones, de los bajones o contrariedades. De sus paradojas y sus objetivo múltiples. Y claro, esto no suele venir en ningún manual del IAP.

En todo caso, estos procesos, se mantienen en una pulsión interesante entre lo creativo y productivo, y los mediador/ reproductivo que en una suma de fuerzas negociada y cultivada con tiempo, bien pueden dar lugar a nuevos procesos de participación, que sumen diferencias, y permitan nuevos aprendizajes. Estos es , nuevas escuelas de ciudadanía. Estos dos ejemplos de trabajo colectivo, sobre lo común con redes de trabajo, y espacios de construcción colectiva, generan escenarios nuevos desde donde repensar el nuevo papel que diversos agentes culturales reciben. Sin embargo este nuevo rol no deja de estar cruzado por relaciones de poder, complejidades, procesos de aprendizaje, que tal como surgió de las dos conversaciones, no deben suplir otros trabajos y roles profesionales, y menos remplazarlos como un servicio más barato y más “resultadista” de cara a las administraciones públicas. Vamos la tesis de Yúdice del recurso de la cultura, que bien se mueve ahora en alas del recurso de la participación o el trabajo colectivo en cultural.

A modo de cierre narraremos otras dos situaciones de trabajo que hemos experimentado en conexión a otro tipo de escuelas sobre nuevas ciudadanías:

El miércoles presentamos nuestro trabajo a la Asamblea de la Prosperidad, y pudimos discutir, negociar y debatir sobre la oportunidad y eficiencia de este tipo de investigaciones, así como su sentido político dentro de estos espacios. En este caso estamos negociando un trabajo de levantamiento genealógico- histórico de la Prospe como taller colectivo que esperamos poder ir avanzando y contando en este espacio

Por otro lado el jueves, conocimos a una militante de la Kasa Públika para Mujeres,  La Eskalera Karacola, o KPM. Al tiempo esta persona organiza una escuela libre, antidirectiva o espacio de crianza alternativo, en el mismo local, denominado, para más inri, la Karacola. La conversación la mantuvimos, en una terraza con un té y con las nubes amenazando llover sobre todo Madrid, y con múltiples saludos a colegas y personas de las redes de Lavapiés . Al igual que otras personas con las que hemos hablado, el trabajo de crianza y cuidados en la militancia, y cuando se genera desde sujetos que son padres/ madres, genera nuevas tensiones y espacios abyectos, al tiempo de que pone la vida y los cuidadnos no sólo en el centro, sino en cualquier detalle y espacio de relaciones. Estas cuestiones, pensamos,son nuevas fronteras que tensan las relaciones sobre lo que es un espacio político, al tiempo que ofrecen oportunidades donde instituir nuevos modelos de relación y educación en lo social y los experimentos sobre lo común. Es este común el que se pone en cuestionamiento, al tener que cruzare con la interdependencia de cuerpos, sujetos y cuidados. Este cruce supone generar otros tiempos y otros cuidados de los espacios, a lo “kid-friendly” como decía un padre/ gestor cultural, y al tiempo nos hace repensar sobre que tipo de autonomía y políticas estamos trabajando en ese co-habitar y co-existir en lo colectivo (y todo esto mientras el mismo día se planteaba el 25 a, o el asedio al congreso).

Links/ referencias

Zuloark: http://www.zuloark.com/

Campo de cebada: http://elcampodecebada.org/

Basurama: http://basurama.org/

Autobarrios: http://basurama.org/destacado/autobarrios

Unión de Vecinos de San Cristobal http://avsancristobal.wordpress.com/

Asociación de Educación , Cutlura y Solidaridad: http://www.eculturas.org/

Escuela Popular Prosperidad: http://prosperesiste.nodo50.org/

Kasa Públika de Mujeres, Eskalera Karakola: http://www.sindominio.net/karakola/


Pedagogías inciertas y dispositivos disidentes: sobre modelos de (des)formación, talleres, jornadas y otros encuentros/ desencuentros

Pedagogías inciertas y dispositivos disidentes: sobre modelos de (des)formación, talleres, jornadas y otros encuentros/ desencuentros

El otro día participamos al primer mini-encuentro del Tejiendo Redes que tuvo lugar en Intermediae, que es una de las plataformas que estamos investigando dentro del panorama de madriles. A petición suya acudimos como observadores-participantes. Así hemos querido escribir una pequeña reflexión/ devolución/ evaluación de este primer taller de trabajo. Esta reflexión la vemos como una oportunidad de pensar sobre los formatos de talleres, seminarios o jornadas que hemos desplegado desde Transductores o de los que hemos participados. Pensamos que es necesaria este tipo de reflexión ante la extensión de estos espacios de pedagogías otras y encuentros en espacios como Zemos98, ColaBorabora, Lafundició, Medialab Prado/ Interactivos, los Encuentros para la Participación, los mismos Tejiendo Redes, así como multitud de iniciativas/ colectivos que se están gestando en los últimos años. Esta campo de trabajo pedagógico es muy complejo e interesante, por cuanto recupera la relación productiva, las pedagogías de contacto, los cuidados y genera otros espacios de experiencia, relaciones y conocimientos situados. Pero como todo espacio pedagógico, no están exentos de paradojas, relaciones de poder y alteridades…

1. ¿ Objetivos proyectables o encuentros imprevistos?Abriendo el telón de las paradojas

Como todxs sabemos, proyectar y diseñar un curso, no es más que un mero juego de tetris, donde situar actores, saberes, interacciones y relaciones. Como bien dicen tejiendo redes, no se trata de generar conclusiones, sino espacios de “pensamiento reposado”, donde de hecho puedan surgir nuevas preguntas. Vamos slow education + pedagogías libertarias. De nuestras experiencias en Transductores, Aulabierta, Translab Amarika, Prácticas dialógicas o el Complejo Educativo ( entre otras cosas en las que hemos estado tejiendo este tipo de espacios dialógicos) siempre hemos intentado generar situaciones donde lo reproductivo y productivo se enlazaran. Donde el tiempo de relaciones cercanas y pedagogías de contacto generasen saberes situados, relaciones complejas . Incluso en algunos casos, hemos insertado estos espacios como intervenciones y desarrollos dentro de la misma institución/ escenario que recibía el encuentro, surgiendo aún más conflictos y antagonismos (ojo con la pedagogía como paradoja y conflicto, ya que puede ser un espacio tremendamente desbordante, y no es contrario o elimina generar relaciones de confianza).

En general podemos afirmar que trabajar con grupos no es mas que proyectar, poner en tensión y relación cuerpos, saberes, afectos e imaginarios ( sobre lo que se espera, lo que no, lo que se entiende por seminario, por espacios de intercambio, etc…). Nunca es algo cerrado, evaluable a primera vista, o inconcluso. Más bien las subjetividades y discursos sobre qué son estos otros espacios de pedagogías mantiene una tensión constante en el sentido de no llegar a un acuerdo, consenso o experiencia significativa sobre ello. Muchas veces incluso a nosotros nos ha costado un año darnos cuenta de qué significaron ciertas formaciones o los los conflictos que emergieron. (no es una materia fácil de digerir, vamos). De este modo todas estas experiencias son laboratorios pedagógicos a cielo abierto, a la intemperie. Espacios de ensayo y error. De práctica situada. Aunque también necesitamos en estos espacios generar lugares de confianza, y cuidados ( refugios). Habitaciones propias donde no exponerse rápidamente, de encuentros más cercanos . Espacios otros donde no generar hegemonías del discurso o la articulación excelente del habla. Por ello a lo mejor ( tal como hemos aprendido de una compa de Zuloark) lo podemos denominar más que un laboratorio científico, una “cocina”. Una cocina de saberes , afectos, y conflictos. Por tanto se dan varias pulsiones interesantes entre ese laboratorio, con su derecho al fallo y error, y esa cocina, con sus responsabilidades de los cuidados, las micropolíticas y los recetarios culinarios situados ( “yo me lo guiso yo me lo como con otras personas y según la receta de la abuela”). Al tiempo esta tensión es la misma que una pedagogía construida por los objetivos (la misión de lo que se quiere conseguir) y las relaciones , emergencias, contingencias imprevistas que surgen en las formaciones (aquel aprendizaje inapropiado, imprevisto, indecible incluso, que emerge y que puede dar lugar a espacios de conflicto o de reflexión sobre el formato pedagógico). Y esta tensión no tiene fácil solución, o única respuesta ,sino todo lo contrario: nos empuja a seguir construyendo estos espacios y aprendiendo en, durante y a través de ellos

2. Se abre el telón…

A partir de esta primera reflexión, ahora nos gustaría enfatizar algunos de los objetivos y retos que se proponía este encuentro, tal como lo entendimos, a partir de conversaciones con diversas personas del tejiendo redes.

  • Generar un espacio de trabajo y diálogo con experiencias diferentes de participación en relación a colectivos de arquitectos y prácticas de espacio público que presentan momentos explosivos
  • Dialogar con estas prácticas, para pensar su relación de innovación y generación de otros momentos de participación
  • Propiciar una relación cruzada de saberes, entre el mundo socioeducativo o de participación mas convencional ( el trabajo social, desarrollo cooperativo,..) y estas neuvas formas de trabajo participativo.

La jornada se desplegó en dos momentos:

Primer momento: Unas breves presentaciones de tres experiencias con los colectivos de Todo Por la Praxis, Basurama y GSA “ Guerreros sin armas”. En estas se dio un esquema similar donde se apuntaba las dificultades y las conclusiones. Segundo momento:por grupos pequeños, articulados sobre una serie de conceptos de las conclusiones se generando microespacios de encuentros, con un medidor o guía, que articulaba la discusión sobre el concepto alrededor de certezas o afirmaciones, y dudas o dificultades. El trabajo se alternaba con espacios de té y pastelitos, junto con tiempos de transición entre diversos espacios, donde la gente también se encontraba de manera más informal. Esto sucedió durante tres turnos.

Bajo estos parámetros nos gustaría señalar puntos de paradojas y pulsiones que se dieron en el encuentro, ya que nos parece interesante trabajarlas como material pedagógico, y de paso, generar una reflexión que también cruza nuestras prácticas ( en este caso los talleres o seminarios que como laboratorios pedagógicos hemos desarrollado y de los que hemos dado cuenta en sucesivas ocasiones). Nuestra intención no es tanto destruir las relaciones y espacios pedagógicos, sino abrir una reflexión más estructural sobre los dispositivos y espacios de saberes que se construyen.

3. ¿Por qué un única voz ? La polifonía desde la debilidad.

Una de las primeras preguntas que nos hacemos en estas presentaciones y espacios de trabajo, es la constante presencia dominante de una voz autoritaria, afirmativa de los escenarios de trabajo. Nos preguntamos hasta qué punto se pueden generar miradas no conformistas, consensuales y relatos no celebratorios de las prácticas. Estas miradas se pueden tejer y componer si añadimos más voces al relato, más discursos, de modo que nos e trate de generar una cierta empatía, sino una relación múltiple de capas de relatos Este punto no supone (ojo !!!) tener que añadir más personas como recurso: se puede generar con otras estrategias que fuercen la descentralización del relato heróico. Algunas formas que intuimos posibles a modo de batería de propuestas, :

  • Trabajar desde ejes problemáticos los proyectos más allá de la venta marca, o el relato consensuado ( vamos hablar en registros que no reinscriban las política de representación patriarcales).
  • Plantear un trabajo a partir de conflictos o paradojas que no so resolubles en primera mano. Esto atañe a insertar la duda, la distancia, la multiplicidad en el relato, algo que siendo muy aceptado en el campo feminista, no parece impregnar al campo de la participación
  • Generar relatos compartidos con otras personas desde las posiciones diferentes y disidentes: que hay dos personas no significa que no generen el mismo relato.
  • Componer estos relatos con montajes de otras fuentes, experiencias, relatos o registros: desde video, escritos, entrevistas, o por que no? Hasta los documentos de presupuestos y partidas ( ¿qué mejor relato transparente que este?)
  • Explicar los proyectos no como proyecciones cerradas con objetivos y target, y contarlos domo procesos de aprendizajes propios: no tanto explicar qué se hizo en el otro, sino como nos cambia, perturba, nos descentralizó esta experiencia. Es decir señalar lo que nos desborda reversivamente a nosotr@s o nuestras plataformas de trabajo.
  • Terminar con preguntas problemáticas, claro está: el mejor proceso de aprendizaje no es el que llega a más conclusiones, sino que el que me levanta más cuestiones…

4. ¿Cómo romper los dispositivos? trabajar desde la equidistancia .

Otro elemento de trabajo que suele generar ya un modo de trabajo determinante es el dispositivo pedagógico: es decir la ordenación de tiempos, saberes, cuerpos y ritmos en el espacio donde se despliegan las diversas pedagogías ( las buenas, las malas, las empoderantes, las afectivas, etc….

Muchas veces se piensa que romper la verticalidad magistral se hace contraponiéndole unas dinámicas de grupo horizontales. ( Inserción conceptual: direccionalidad, extraído de Elizabeth Ellsworth (2005) quiere decir: ¿que piensa de ti un curriculum, una situación educativa? ¿ Cómo se dirige tí , ¿como te interpela? ¿ Dónde te posiciona como sujeto? )Trabajar este punto entre verticalidad vs horizontalidad en estos espacios de formación, como si fueran todo dicotomías binarias, supondría no representar que un espacio de dinámica más abierto no esté sujeto a dinámicas de poder y a dispositivos de control (errónea conclusión pensar que existe el intercambio total , dialógico y consensual abatido sobre una horizontalidad ). Concretamente en el caso del encuentro, el trabajo de conceptos ya marcaba una superioridad sobre conceptos extraídos de unas prácticas concretas, sobre las que se vertía un ejercicio de horizontalidad para hacer las más cercanas. Este dispositivo de tiempos y espacios no supuso eliminar las distancias y provocaba que no se diera lugar a relaciones complejas o disidentes sobre estos elementos.

Así el dispositivo construido marcó estos espacios : tres presentaciones, y su discusiones sobre elementos transferidos a otras dinámicas, marcaban que estas prácticas se enunciaran como innovadoras o diferentes. De paso actuaban como falsa pizarra sobre la que discutíamos en una supuesta igualdad de condiciones. Era un currículum oculto, pero se desveló presencialmente en muchos momentos… Las preguntas, bajo esta perspectiva, hubiera sido: ¿y si trabajamos estos casos desde una equidistancia de la ignorancia? ¿ Podemos indagar en ellos desde una asimetría donde todos nos pongamos en conflicto de forma productiva.

Este paso conllevaría dos movimientos o posiciones diferentes:

  • Primero, trabajar sobre el conflicto de estos casos y estos conceptos con sus paradojas y contradicciones en juego , pero sin intentar desvelarlas como resultados. Es decir aceptar el antagonismo como espacio pedagógico , y con ello, abrir el mar de constelaciones y posibilidades de análisis imprevisibles que se despliegan.
  • Segundo conllevaría trabajar desde la distancia necesaria para que todos podamos conversar traducir y generar miradas que no sean tan univocales. Entender la posición débil como espacio de aprendizaje , y no la competencia de posiciones fuertes .

En este sentido si se hubieran presentado de nuevo los proyectos, en el mismo espacio de las primeras presentaciones pero a partir de nuevos relatos y paradigmas, con otras personas, creemos que hubiéramos desarrollado un trabajo equidistante de saberes. Esto es , partir no desde la posición de expertos de un tema que iluminan a otros, sino de ignorantes que traemos nuestras experiencias en juego y aprendemos en estos escenarios con nuestros saberes incompletos. No se trata de bajar a espacios de horizontalidad simplemente, mero gesto que no tiene por qué forzar al que baja a salir de su posición de seguridad. Más bien se trata de de subir y legitimar otros saberes en el mismo nivel. De generar allanamientos, pero elevarlos para hacer mesetas comunes. Mesetas de aprendizajes improbables. Este punto nos introduce la última paradoja que queremos trabajar…

5. ¿La abstracción y conceptos o los conocimientos situados? Atreverse a salir de la zona de confort.

Hemos de admitir que, aunque la equidistancia y investigación sobre las ignorancias compartidas es un punto de partida muy interesante, es muy difícil poder plantear esta simetría de la ignorancia a través de lo que Ellsworth denomina un dialogo analítico (idem). Éste es un dialogo que versa , no sobre llegar a un acuerdo cara a cara, como una competición argumental sobre quien tiene la razón en algo, o sobre un proceso que termina en un consenso “exitoso” de términos y relaciones, que suprime y elimina las diferencias. Más bien un diálogo analítico se articula sobre un tercer elemento de investigación, que no nos obliga a generar un triángulo equidistante sobre este objeto, a través de aprender con nuestras diferencias y posiciones diversas. Este paso o aterrizaje en lo concreto, en el barro de los procesos sociales, es posible si empezamos a dejar de situar las discusiones en conceptos abstractos , generando mapas o análisis que funcionan muy bien sobre el papel / efcto wikipedia de términos). Por el contrario pensamos que es necesario situar, aterrizar, desembarcarse en conocimientos situados. Es decir, específicos, parciales, abiertos al debate, relacionados con actores y condiciones materiales de producción. Más allá de este efecto wikipedia, casi de glosarios universales o conclusiones generalistas, nuestra postura sobre los aprendizajes debe ser radical, en cuanto que toca la raíz de las cosas ( del efecto wikipedia, de construir una enciclopedia, al efecto de “meseta de babel” situada en las paradojas). Quitar el contexto, no hablar de condiciones de producción, de retribución, de otros saberes, no sólo elimina el contexto, el tejido o entorno sobre el que se insertan los conceptos, sino que erradica cualquier posibilidad de aprender conjuntamente a través de las paradojas y las experiencias concretas. ¿ Cuántas veces hemos leído descriptores, hemos ido a conferencias, y hemos pedido poder saber más de escenarios concretos y no tanto de palabras, conceptos o términos de moda?

Esta deslizamiento sobre lo concreto, conlleva salir de las zonas de confort de cada unx. Supone desnudar los proyectos o, mejor dicho, explicarlos con sus claroscuros, dificultades, tensiones, aciertos, dudas, emergencias, ….. Explicar su materia oscura, esa que existe pero no se puede detectar ni hablar sobre ella. Difícil tarea. Consiste en entender otros aprendizajes: sobre lo inapropiado,lo inesperado , lo abyecto, lo que dejamos fuera, lo liminal. Vamos, las paradojas y contradicciones sobre las que nos movemos… Estas reflexiones comportan retos difíciles: conllevan confianza, grupos pequeños, comunidades de aprendizaje que se respeten, grupos prácticos dispuestos a aprender desde esta imprevisibilidad y generosidad,.. Y esto claro es aún más difícil. Pero insistimos el conflicto y antagonismo pedagógico se puede construir si generamos estos espacios de confianza y nos movemos en relaciones de éticas/pedagogías feministas en relación con el otro . Algunxs le llaman políticas o economías feministas, nosotros por ahora nos quedamos con la ética, en ese pequeño espacio de relación con el/la otrx. Este paso supone entender la escucha activa, la repetición como parte del trabajo doméstico, el silencio como espacio productivo, lo reproductivo como parte integral , la resistencia como continuum, la paradoja como espacio pedagógico, la duda y la posición débil como política de relación, la narración situada, lo concreto de las prácticas, etc….

Vemos que lo que señalamos aquí es bastante difícil de conseguir en unas jornadas de un día. Complicado en talleres de 2-3 días, asumible en procesos de 6 meses o un año. Pero no es imposible. Puede que apuntando a estas posiciones débiles, a este cuidado y relación recíproca de nuestras posiciones como aprendices/enseñantes, como otrxs con conocimientos y experiencias legítimos, y al tiempo como ignorantes equidistantes, podemos quizás empezar a caminar sobre lo concreto, a cultivar los espacios de encuentros desde la diferencia. A repolitizar los cuidados de estos aprendizajes en la intemperie, entre el laboratorio y la cocina.

Cerramos así con preguntas, más que con respuestas: ¿ Qué podemos construir si en vez de iluminarnos con algunos conceptos de moda ( participación, código abierto, procomunes, empoderamiento, aprendizaje colaborativo, redes, etc…) los exponemos desde lo concreto de sus prácticas? ¿ Y si generamos los aprendizajes situados como un proceso abierto de traducción cultural, que señala sus punto ciegos, sus posibilidades, más allá de un falso consenso o aprendizaje horizontal falso? ¿Qué pasa si a todo esto lo llamamos pedagogías concretas? ¿ Qué sucede si entendemos que estas relaciones son las infrapoliticas, las política reales y concretas, los allanamientos necesarios, las mesetas de babel sobre los que generar una discusión en un mismo plano de relaciones? ¿Qué posibilidades se abren si entendemos las políticas desde este punto de vista, y por tanto, podemos empezar a aprender a través de ellas?

entretejiendo

CUADRO RESUMEN. Extraído de esta y otras reflexiones que hemos publicado sobre formaciones colectivas

Caminos de que se abren en la incertidumbre:

* Trabajar desde las paradojas como espacios pedagógicos

* Articular y poner en tensión espacios de laboratorios y cocinas de saberes diferenciales.

*Trabajar a través de las diferencias y generar caminos de ida y vuelta entre lo productivo/ reproductivo.

* Trabajar la materia oscura, los puntos ciegos como material de aprendizaje: no lo herórico, sino las cajas negras de las iniciativas.

* Estar abierto a lo imprevisto, al aprendizaje de lo inapropiado, al tiempo desquiciado del desborde: poder pararnos y modificar nuestros tiempos de encuentro/ aprendizaje si es necesario.

Espacios de posibilidad aterrizando en las prácticas

  • Partir de posiciones débiles y espacios de polifonía sobre las prácticas/ proyectos/ iniciativas.
  • Analizar las políticas de lo concreto.
  • Generar diálogos analíticos con una equidistancia de la ignorancia para construir mesetas.
  • Trabajar e incorporar de forma orgánica la evaluación y observación: qué aprende este espacio, qué colectivo se produce en esta situación de aprendizaje…
  • Respetar la escucha activa, el silencio y observación como modelos productivos y activos.
  • Caminar como hormigas, entre muchxs y poco a poco trazar las conexiones.